Reflexiones sobre la Feria de Estella 2018

La opinión de Jesús Javier Corpas

Foto Reflexiones sobre la Feria de Estella 2018Foto de Reflexiones sobre la Feria de Estella 2018 | El Rincón Taurino

Abre con una interesante corrida de toros, el 4 de agosto. David Mora y Saúl Jiménez Fortes, nuevos en este coso, compartirán cartel con el navarro Javier Marín, quien ya tocara pelo sobre él, el año pasado. Así mismo, se podrá ver a David Mora, torero elegante y de quilates, que habiendo triunfado siempre en Pamplona, o cortado apéndice en Madrid este Domingo de Resurrección, ha quedado fuera de la Feria del Toro pamplonesa. Tuve la suerte de asistir a ese festejo pascual, donde pegó el golpe sobre la mesa Álvaro Lorenzo, con tres pilosas venteñas.

Saúl, que ya cobrara oreja el domingo previo, el de Ramos, a los Saltillos de Victorino Martín, estuvo el 11 de mayo enorme frente a los enormes, desgraciadamente estos solo por tamaño, de Pedraza de Yeltes. Maltratado por el palco, el hijo de la novillera Mary Fortes dio una lección de lo que es un torerazo que, tras superar tremendas cogidas, realiza las faenas con gran gusto y pureza. Y el público de Las Ventas le premió con dos vueltas al ruedo (ojo, no vuelta y vuelta). Que no pudiera lucirse ante la de Bohórquez, el 17 último, fue culpa en exclusiva de la nulidad del ganado.

Javier Marín, cirbonero, es otro ha quedado fuera de San Fermín, pese a cortar oreja el año pasado en esa feria. También se llevó a cada una de Estella y Sangüesa, y tres en su alternativa de Tudela. Por ello, concentrará atenciones y arrastrará seguidores al ruedo de Yerri, como seguro hubiera hecho a Pamplona.

La terna se enfrentará a los de Buenavista, procedencia Juan Pedro Domecq, que vienen desde Castillo de las Guardas, en Sevilla.

Le seguirá el 5 una novillada mixta, en la que el rejoneador Pablo Donat hará el paseíllo con sus compañeros de a pie, Javier Orozco y Emilio Silvera, que intentarán desorejar a los utreros, que pastan en Olite, de Hermanas Azcona. Uno no es muy partidario de las mixtas, porque como el jinete va por delante, se suele desmelenar la máquina de otorgar trofeos, y luego el listón para cobrarlos puede quedar muy bajo. No hay que olvidar que los concejales no ven pañuelos, sino votantes. Pero sus razones tendrá la empresa.

Para el 6, clásica estellesa de toreo a caballo, con el maestro Pablo Hermoso de Mendoza, su hijo Guillermo, y Joao Moura Caetano (o Joao Moura II, como ustedes prefieran). Estas figuras lucirán cuadra ante los de Rosa Rodrigues, de Chamusca, en Portugal. Se trata de un hierro con mucho de Murube vía Carmen Lorenzo y Gutiérrez Lorenzo, ganaderías de la familia Capea. Rejones con altísimo nivel.

El siguiente día, espectáculo infantil con reses de Macua, y el 8, cierre tras el concurso de recortadores con toros de Herederos de Ángel Macua, también de la empresa gestora de la plaza. Se crían en la finca La Serna, de Larraga.

Son carteles sin duda interesantes, aunque no por ello dejamos de echar en falta la segunda corrida de toreo a pie o la becerrada, que se daban hasta hace nada además del rejoneo y la novillada.

Quiero terminar la crónica, recordando a Jesús Goldáraz Sesma, Chus para los amigos, gran aficionado fallecido casi a la par que la presentación de estos carteles. Y a Matías Colmenares Errea, arquitecto de la plaza y de tantas edificaciones en su Estella natal, asesinado por elementos izquierdistas durante la última guerra civil.