Uno del toro para tirar el chupinazo

Se abre una votación que durará hasta el 21 de junio

Foto Uno del toro para tirar el chupinazoFoto de Uno del toro para tirar el chupinazo | El Rincón Taurino

José Miguel Araiz “Rastrojo” es toda una institución del encierro: un hombre que ha permanecido cuarenta y cinco años haciendo de ángel guardián de los corredores, como pastor con los bravos. Y los Sanfermines pasados fueron sus últimos en esa arriesgada misión. Es, además, sencillo, simpático, así como un gran anfitrión en los almuerzos del coso pamplonés.

Con esos méritos, la Asociación Cultural Gigantes de Pamplona lo propone para tirar el artefacto que dé inicio a San Fermín 2018. Se trata de un homenaje, no sólo a él, sino a todas las generaciones de pastores que se han sucedido en los encierros.

Seguiremos viendo los polos verdes en su impagable tarea, que llevarán otros, también buenos. Sin embargo ya no veremos a Rastrojo domando la vara recién estrenada, cuando alborean los San Fermines. Una imagen tan clásica del Apartado como el cardado de la marquesa de Seoane (Prieto de la Cal y sus Veraguas); los chistes de José Luis Samaniego y Queralt (QEPD), para muchos Marqués de Albaserrada, aunque en realidad lo fuera de Taracena; o los pinchos de chistorra y criadillas que consumimos los apartadistas.

Para el encierro resultan imprescindibles muchas personas: ganaderos, forales, carpinteros y, por supuesto, dobladores y pastores.
Por ello, por las vidas que ha salvado José Miguel, por su tesón y bonhomía, con tanto por, merece que se multipliquen los votos para que dispare el cohete más famoso del mundo; el que, desde el ayuntamiento de Pamplona, inventara Joaquín Ilundain con J. M. Pérez de Salazar en 1940: el Chupinazo.
¡Rastrojo al balcón!

Este es el enlace para apoyar su candidatura: http://www.sanferminoficial.com/es/votacion-chupinazo/jose-miguel-araiz-rastrojo
En la fotografía, cedida por Luis Larrea, José Miguel Araiz “Rastrojo” se gira para hablar con Jesús Merino, a su izquierda.
Jesús Javier Corpas Mauleón