NOVILLERO, por Gonzalo Ramos Aranda

NOVILLERO

“En la lidia, bien me esmero, soy taurino, . . . novillero.”

El campo bravo es mi casa,
buen futuro, ahí, se abraza,
practicando con becerros,
nobles novillos, sin peros.

Ya vislumbro fiel destino,
disciplina es el camino,
el arte llega sin prisa,
suave, lento, se desliza.

Hoy, me llaman novillero,
en breve, seré torero,
traigo puesta la montera,
pues, el éxito me espera.

He seguido bien las tientas,
sueño, asiduo, con Las Ventas,
buscaré la alternativa,
gran meta, superlativa.

Prometo entregarme siempre,
torear con clase, con temple,
encontrar mi tauromaquia,
lograr faenas de magia.

Las cornadas no me importan,
ni que mis venas se rompan,
mil golpes te da la vida,
en la existencia sufrida.

A la Virgen me encomiendo,
valor se forja temiendo,
la suerte vela mi espada
que es, por Dios, la más osada.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda.
México, D. F. a 11 de junio del 2016
Dedicado al joven espada y consolidada promesa, Marco Arturo Loaiza Robledo (TATO LOAIZA) Reg. SEP Indautor No. (en trámite)